Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 16 de noviembre de 2018

"Me siento cada vez más avergonzado": la redención de Mark Chapman a 38 años del asesinato de John Lennon

La Junta Carcelaria volvió a negarle la libertad. En agosto de 2020 tendrá una nueva oportunidad para realizar la solicitud.

Casi 40 años lleva Mark David Chapman en prisión. Los cinco disparos que arremetió encontra del ex The Beatles, John Lennon, practicamente perpetuaron su estancia en la cárcel y hasta el día de hoy sigue luchando por su libertad condicional.

Y si bien durante años sus explicaciones fueron confusas, desde hace un buen tiempo, Chapman ha reconocido profundamente las consecuencias de su delito, declarándose completamente avergonzado por el hecho. En una audiencia hace algunos meses el estadounidense confesó que se siente muy apenado por lo realizado. "Hace treinta años hice algo vergonzozo y sé lo que es la vergüenza ahora", señaló en agosto. "Va a ser, ya sabes, pedir cualquier cosa", agregó, según The Associated Press, revelando que se siente "cada vez más avergonzado" a medida que pasaban los años.

Aunque la audiencia se llevó a cabo hace más de tres meses recién hoy se publicaron las transcripciones. La Junta Carcelaria nuevamente negó la libertad argumentando que "tendería a mitigar la gravedad de [su] crimen" y podría poner al público en riesgo en el caso de venganza de alguien". Esta es la décima vez que niega la petición. En agosto de 2020 tendrá una nueva oportunidad para volver a hacer la solicitud.

En la audiencia de este año, relató los eventos del 8 de diciembre de 1980, afirmando que hoy el asesinato "no tiene sentido". Chapman indicó que solo buscaba notoriedad y que no sentía ningún odio personal hacia el Beatle. Sin embargo hay un  punto que complica al asesino; la bala que ocupó resultó - concientemente - ser mucho más letal que una bala normal. "Garanticé esas balas para asegurarme de que estuviera muerto", dijo. "Fue inmediatamente después del crimen que me preocupé de que él no sufriera", agregó.

Por estos días, Chapman afirma ser un cristiano renacido. Sus tareas en prisión incluyen limpiar, pintar y remover la cera de los pisos. Pero reconoce que su acto de ira sobrevivirá "incluso después de que muera".

SEGUIR LEYENDO