Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 29 de marzo de 2019

LOLLAPALOOZA 2019 | The Inspector Cluzo: Gente de la tierra

El dúo francés despachó un show espontáneo que no se olvidó de su faceta más política.

Hay pocas bandas en este Lollapalooza 2019 con una historia más fascinante que The Inspector Cluzo. El dúo francés, formado por un par de expertos agricultores, se maneja absolutamente de forma independiente, y aún así han editado 6 álbumes de larga duración, y tocado más de 1.000 conciertos en 52 países.

La música de la banda es quizás lo más curioso: Un blues rock de garage, crudo y poco prolijo, que sonaría como salido directo del medio oeste de los Estados Unidos si no fuese interpretado con una excentricidad tan propiamente europea. Laurent Lacrouts puede estar emitiendo un alarido digno de Nashville cuando, de un segundo a otro, pasa su voz a un falsete que suena a canto tirolés. Obvio, de ahí pasan a un soul exageradamente seductor del cual Prince estaría orgulloso.

Entre medio se dan tiempo para dar mensajes de apoyo al pueblo Mapuche y en contra de Monsanto, no solo revelando su compromiso social, sino que su propia experiencia trabajando la tierra. Lo suyo al final es pura energía, y no hay mucho espacio para matices, pero es esa la espontaneidad por la que finalmente su música triunfa de forma tan urgente. De seguro se llevan algunos fans nuevos para la casa.

Hay pocas bandas en este Lollapalooza 2019 con una historia más fascinante que The Inspector Cluzo. El dúo francés, formado por un par de expertos agricultores, se maneja absolutamente de forma independiente, y aún así han editado 6 álbumes de larga duración, y tocado más de 1.000 conciertos en 52 países. 

La música de la banda es quizás lo más curioso: Un blues rock de garage, crudo y poco prolijo, que sonaría como salido directo del medio oeste de los Estados Unidos si no fuese interpretado con una excentricidad tan propiamente europea.  Laurent Lacrouts puede estar emitiendo un alarido digno de Nashville cuando, de un segundo a otro, pasa su voz a un falsete que suena a canto tirolés. Obvio, de ahí pasan a un soul exageradamente seductor del cual Prince estaría orgulloso.  

Entre medio se dan tiempo para dar mensajes de apoyo al pueblo Mapuche y en contra de Monsanto, no solo revelando su compromiso social, sino que su propia experiencia trabajando la tierra.  Lo suyo al final es pura energía, y no hay mucho espacio para matices, pero es esa la espontaneidad por la que finalmente su música triunfa de forma tan urgente. De seguro se llevan algunos fans nuevos para la casa. 

SEGUIR LEYENDO