Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 22 de abril de 2019

La desquiciada teoría que apunta al final más inesperado de 'Game Of Thrones'

¿Es Arya la clave del futuro de Westeros?

Quedan literalmente 4 capítulos para que se acabe 'Game Of Thrones', y la serie tiene que sacar varias cosas en limpio en esas pocas horas. Principalmente: Quién va a quedar para asumir el Trono de Hierro de Westeros cuando todo esté dicho y hecho.

Algunos aseguran lo obvio: Jon Snow es el 'héroe' de la serie y por tanto el futuro y legítimo rey. Otros que finalmente será su hermana Sansa Stark la que se impondrá en la corona, debido a su perfecto balance entre saber jugar el juego mejor que nadie y su capacidad de sentir compasión y justicia. Otros creen que Daenerys se quedará con el trono a punta de dragones... Y está Arya, obvio.

Sí, Arya Stark era quizás la candidata menos probable hasta el más reciente episodio, pero eso cambió con su escena de sexo con Gendry, el hijo bastardo de Robert Baratheon (ustedes ya saben, el que partía como rey antes que todo se fuera al carajo).

Haciendo uso de una imaginación desarrollada (pero no imposible), los fans recordaron una antigua conversación del PRIMER CAPÍTULO de 'Game Of Thrones', en donde Baratheon le dice literalmente a Ned Stark: "Yo tengo un hijo, tú tienes una hija. Uniremos nuestras casas".

En ese momento se refería a su hijo Joffrey (quien no era realmente era su hijo y ahora está muerto) y a Sansa Stark, pero las múltiples referencias de los episodios recientes al primer capítulo de 'GoT' han hecho pensar que se trataba de una profecía con respecto a Arya y Gendry (quien técnicamente también podría reclamar el trono... técnicamente).

Algunos más alocados aseguran que Arya quedó embarazada de su encuentro con Gendry, y que por lo tanto tendrá al verdadero heredero al trono... Aunque solo han pasado minutos y esto es pura especulación ¿Pero qué tan loco sería?

Honestamente, no nos extrañaría que los Caminantes Blancos mataran a todos y termináramos con un final apropiadamente deprimente, pero todavía quedan cosas por pasar.

SEGUIR LEYENDO