Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 16 de noviembre de 2020

La infame escena que hizo a Bryan Cranston quebrarse durante el rodaje de Breaking Bad

El actor es incapaz de recordar el momento sin conmoverse.

Son numerosas las escenas de Breaking Bad que quedaron talladas con oro en la historia de la televisión. La que es considerada una de las mejores series de los últimos años marcó a varios de sus seguidores con momentos que son recordados hasta el día de hoy.

Entre esos momentos, hay varios que no sólo impactaron a los televidentes, sino que significaron mucho para los propios miembros del elenco. Una de estas escenas pertenece a la segunda temporada, cuando Walter White mostró su peor cara.

Hace unos años, en el programa Inside the Actors Studio, el protagonista Bryan Cranston habló públicamente sobre el capítulo 12 de la temporada 2, llamado "Phoenix". Si viste la serie, seguro recordarás el infame episodio en el que muere Jane Margolis (Krysten Ritter), la novia de Jesse Pinkman.

La escena en cuestión muestra a Walter llegar a la casa de Jesse, quien está durmiendo junto a su novia. Al intentar despertarlo, su compañero no responde debido al consumo de heroína y Jane, que se encontraba dormida, se mueve y queda de espaldas.

De un momento a otro, la joven empieza a vomitar y a toser. Y aunque en un comienzo Walter se acerca para ayudarla, finalmente deja que Jane se ahogue con su propio vómito. Esto, tras ver en su muerte una posibilidad para que Jesse vuelva a enfocarse en los negocios.

"La gente no entiende que los actores tienen que estar dispuestos a pagar un precio, un precio emocional. Cuando pensaba en esa escena, se me ocurrieron muchas cosas", reconoció Cranston.

El actor señaló sobre el momento que "Walter escucha cómo Jane empieza a toser e inmediatamente se acerca a ella, de manera instintiva. Pero antes de salvarla se para un momento y piensa 'es una yonki. Ha arrastrado a Jesse a la heroína. Lo va a matar. Es mejor si no hago nada. Pero no es más que una joven. Lo suficientemente joven como para ser mi hija'".

"Y entonces vi la cara de mi propia hija en su lugar. No quería hacer eso, no lo había planeado", confesó Cranston en una entrevista en la que no contuvo las lágrimas.

SEGUIR LEYENDO