Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 14 de junio de 2017

Gene Simmons dice haber inventado el gesto de 'Devil horns', ahora quiere dinero por él

El bajista de Kiss asegura haber sido el progenitor del famoso gesto de mano.

Es el saludo rockera por excelencia alrededor del mundo: Los 'devil horns', 'cuernos del diablo' o 'mano cornuta', ese acto de dejar solo tus dedos índice y meñique arriba, una especie de código universal entre los fanáticos de las guitarras. Su origen está en diversas culturas, en especial en la India y en Italia, en donde tradicionalmente es considerado un gesto para espantar a los malos espíritus y el mal de ojo. Ahora ¿Quién lo introdujo en el rock?

La respuesta más aceptada es Ronnie James Dio, quien empezó a usarlo durante su primera era en Black Sabbath, un homenaje a su abuela italiana que se lo enseñó cuando niño. Hay casos previos: El propio bajista de Black Sabbath, Geezer Butler, aparece en una foto de 1971 haciendo el gesto, mientras que también John Lennon también lo usa en la portada de Yellow Submarine (1969). De todos modos, Dio es reconocido como el hombre que lo hizo popular. El fallecido vocalista dijo en el 2001 que estaba seguro de NO ser el primero en usarlo en el rock, pero probablemente sí el primero en popularizarlo.

Claro, vayan a decirle eso a Gene Simmons. El bajista de Kiss presentó un requerimiento legal en los Estados Unidos para que se le reconozca como el inventor del reconocido gesto. Por supuesto, Simmons también quiere dinero: Según The Hollywood Reporter, el músico busca que cualquier artista que use 'los cuernos del diablo' en un concierto o en una aparición pública deba pagarle regalías.

En el documento presentado por Simmons, el bajista dice haber sido el primero en popularizar el gesto, habiéndolo introducido durante la gira Hotter Than Hell que Kiss hizo en 1974. Considerando que hay pruebas suficientes de que Simmons no inventó la posición de manos y tampoco fue el primer músico en hacerla, asumimos que su requerimiento no llegará a buen puerto. Pero hey, buen intento. Tendrá que conformarse con los infinitos millones de dólares que ya tiene. 

 

SEGUIR LEYENDO