Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 14 de enero de 2021

Diez grandes proyectos paralelos: Cuando el talento no se puede contener en una sola banda

Varios de nuestros Héroes Sonar han demostrado su proactividad con increíbles asociaciones que han dejado huella.

Es difícil que un emprendimiento secundario le haga el peso a las bandas madres que lo gestaron. Muchas veces el resultado es correcto pero dista de los momentos más célebres de sus integrantes. Sin embargo, hay momentos en los que todo calza, cuando mentes creativas de otras bandas se unen en un proyecto en común y el resultado es mucho más grande que ellos.

PD: Como regla autoimpuesta, no incluimos ninguna banda formada tras la separación de otra (lo sentimos Audioslave). Al menos un integrante debe haber estado con otro proyecto al momento de su formación. 

Mad Season

Imagen foto_00000002Proyecto paralelo de: Layne Staley (Alice In Chains), Mike McCready (Pearl Jam) y Barrett Martin (Screaming Trees) y el bajista John Baker Saunders (The Walkabouts)

Por qué vale la pena: Pese a contar con tan alto perfil entre sus miembros, Mad Season resultó ser mucho más que la suma de sus partes. Above es un disco introspectivo, apocalíptico y con inesperados tintes de blues y country, separándose inmediatamente de los proyectos de todos sus integrantes. 

Temple Of The Dog

Imagen foto_00000004

Proyecto paralelo de: Chris Cornell y Matt Cameron (Soundgarden) *Pearl Jam se formó después, por lo que técnicamente no fue un emprendimiento ‘paralelo’ de sus miembros.

Por qué vale la pena: Poniéndose en el caso imposible de que jamás hayan escuchado el único disco de Temple Of The Dog en sus vidas ¿Tienen claro que es Chris Cornell con Pearl Jam no? No solo eso, sino que también es un sentido homenaje a la memoria del fallecido Andrew Wood (Mother Love Bone) y el proyecto que catalizaría la formación de Pearl Jam.

The Dead Weather

Imagen foto_00000006Proyecto paralelo de: Jack White (The White Stripes) Alison Mosshart (The Kills), Dean Fertita (Queens Of The Stone Age) y Jack Lawrence (The Raconteurs)

Por qué vale la pena: Jack White nunca ha sonado tan urgente y vital fuera de los White Stripes como en The Dead Weather, y su particular propuesta de blues violento y claustrofóbico resultó en discos fantásticos.

Gorillaz

Imagen foto_00000008Proyecto paralelo de: Damon Albarn (Blur)

Por qué vale la pena: Iniciado antes de la separación de Blur, Gorillaz le permitió a Albarn explorar todos los sonidos que se le vinieran a la cabeza sin la necesidad de poner su propio nombre a la cabeza y llamando a cuanto colaborador se le cruzara por delante. El resultado fue una mezcla entre hip hop, rock, música africana, spaghetti western y electrónica que no suena a nada de sus contemporáneos. Además, es el único proyecto que puede decir que ha contado con The Clash, Lou Reed y De La Soul entre sus filas.

Mr. Bungle

Imagen foto_00000010Proyecto paralelo de: Mike Patton (Faith No More, para los otros miembros era su banda principal)

Por qué vale la pena: Contrario a la creencia popular, Mr. Bungle existía antes de que Faith No More reclutara a Mike Patton como vocalista. Sin embargo, reducirlos a un proyecto de Patton sería un error: La banda era tanto del cantante como de sus asociados Trey Spruance y Trevor Dunn, un trío de bromistas con un sentido irreverente para hacer música que los hacía pasar del metal al funk al surf rock al pop de cámara a la música crooner, generalmente todo en la misma canción. 

Electronic

Imagen foto_00000012Proyecto paralelo de: Bernard Sumner (New Order) y Johnny Marr (The Smiths)

Por qué vale la pena: Pocas veces una colaboración entre dos músicos talentosos resulta en una verdadera sinergia entre sus habilidades, pero el primer disco de Electronic lo hace. Las habilidades compositoras de Marr se unen al desarrollado sentido de melodía de Sumner (con la ayuda de los Pet Shop Boys) y resulta en un pop perfecto y lleno de detalles. Sacaron otros dos álbumes, pero la chispa se perdió después del primero.

The Last Shadow Puppets

Imagen foto_00000014Proyecto paralelo de: Alex Turner (Arctic Monkeys), Miles Kane  y James Ford (Simian Mobile Disco)

Por qué vale la pena: Podrían haber sonado a una de las múltiples variaciones de Arctic Monkeys que tanto le gustan a la música británica, pero The Last Shadow Puppets es un proyecto que saca el lado más ambicioso de sus protagonistas. Su primer disco, The Age Of Undertstatement, es un trabajo barroco y orquestado (cortesía del violinista Owen Pallet) que es a la vez familiar y totalmente distinto al trasfondo de Turner y Kane. Por otro lado, Everything You've Come To Expect (2016) no alcanzó semejante nivel, pero de todos modos demostró ser un disco disfrutable de dos genios de la melodía.

Sebadoh

Imagen foto_00000016Proyecto paralelo de: Lou Barlow (Dinosaur Jr)

Por qué vale la pena: Frustrado por el control excesivo de J Mascis en Dinosaur Jr, Lou Barlow abandonó la banda en 1988 para dedicarse netamente a Sebadoh. Los discos que sacó junto a este proyecto, álbumes extensos que abarcan desde el rock más antagónico hasta las baladas más vulnerables, demostraron que Barlow es uno de los genios más incomprendidos de los 90. Tras su regreso a Dinosaur Jr, sigue dividiendo su tiempo con Sebadoh.

Them Crooked Vultures

Imagen foto_00000018Proyecto paralelo de: Josh Homme (QOTSA), Dave Grohl (Foo Fighters), John Paul Jones (Led Zeppelin, separados hace milenios para esta altura) y Alain Johannes (en vivo)

Por qué vale la pena: Es la banda de las mentes creativas detrás de Queens Of The Stone Age y Foo Fighters junto al genio más subvalorado de Led Zeppelin. Si eso no es suficiente, su único álbum, editado en el 2009, es una pieza increíble de rock pesado hecho con cabeza, corazón, y destreza instrumental que solo pueden aportar tres tipos que conocen el género al derecho y al revés.

A Perfect Circle

Imagen foto_00000020Proyecto paralelo de: Maynard James Keenan (Tool)

Por qué vale la pena: La voz de Keenan es uno de los grandes tesoros que nos dejó el surgimiento del metal alternativo en los 90, mientras que el trabajo de Billy Howerdel con bandas como NIN y Smashing Pumpkins lo llevaron a desarrollar una marca teatral de rock pesado que se acoplaría de manera ideal a esas cuerdas vocales. Al igual que Tool, A Perfect Circle resultó ser música tan inteligente como brutal, pero con una agregada melancolía y sentido del drama que los hizo irresistibles.

SEGUIR LEYENDO