Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 3 de marzo de 2020

ELLAS ADELANTE | Kathleen Hanna: La semilla refundadora

La líder de Bikini Kill y pionera del movimiento Riot Grrrl es una de las artistas que admiramos y destacamos en este especial 8M.

Por María Fernanda Verdugo

"Nadie me ha escuchado en toda mi vida y tengo tantas cosas que quiero decir”, fue la frase con la que una joven Kathleen Hanna le respondió en 1989 a la escritora norteamericana Kathy Acker por qué quería escribir en un taller en Seattle. La respuesta de la autora fue el mejor consejo que Hanna pudo haber recibido: que comenzara una banda.

El nacimiento de Bikini Kill -legendaria agrupación que lidera Hanna- pareció ser la respuesta que la sociedad y el arte en especial, pedían hace mucho tiempo. Y es que el surgimiento a comienzos de los años 90 de la tercera ola feminista - aquella que consideró las diferentes posiciones sociales, sexuales, religiosas y éticas de las mujeres- vino acompañado por un importante movimiento artístico feminista que salió a denunciar el acoso, la violencia hacia la mujer, la discriminación y la falta de espacios seguros para las artistas: el Riot Grrrl.

Girls To The Front!!!

"When she talks, I hear the revolution
In her hips, there's revolution
When she walks, the revolution's coming
In her kiss, I taste the revolution".
                                                    Bikini Kill.

De la mano de Bikini Kill, Hanna se convirtió en una de las protagonistas de este nuevo movimiento que terminó siendo una plataforma de respaldo y organización de mujeres, así como un nicho importante de expresiones artísticas. Pese a que artistas como Siouxsie Sioux y Patti Smith habían convertido antes sus composiciones en bastiones del arte hecho por mujeres, Hanna y sus compañeras llegaron a refundar el vínculo entre el feminismo y la música. 

Cansadas de los típicos conciertos de punk, en los que las mujeres estaban relegadas a ver el show desde el fondo o a sostener las chaquetas de los hombres que solían empujar a cualquiera que se le pasara por delante, las Riot Grrrls comenzaron a organizar sus propias tocatas. Es aquí donde surge la icónica frase "Girls to the front!!!”, con la que se invitaba a los hombres que asistían a sus conciertos que por una vez dejaran a las mujeres ocupar la primera fila. La presencia de la frontwoman ayudó a que las demás perdieran el miedo a participar en mosh pits e, incluso, se atrevieran a montar sus propios shows.

Siguiendo la filosofía del "Do It Yourself" (Hazlo Tú Mism@), el carácter feminista de esta nueva ola artística fue plasmada no sólo en canciones y tocatas: Hanna y sus compañeras editaron fanzines y manifiestos con los que difundieron su mensaje. En una de las revistas autopublicadas, las Riot Grrrls compartieron el histórico manifiesto que hoy, a 29 años de su publicación, sigue haciendo sentido:

"PORQUE nosotras, las chicas, anhelamos discos, libros y fanzines que nos hablen que NOSOTRAS nos sentimos incluidas y que podemos entender a nuestra manera".

"PORQUE creo con todo mi corazón, mente y cuerpo que las mujeres constituyen una fuerza de alma revolucionaria que puede y va a cambiar el mundo real".

"PORQUE vemos el fomento y el apoyo a escenas de las mujeres y artistas de todo tipo como parte integral de este proceso".

"PORQUE odiamos el capitalismo en todas sus formas y consideramos que nuestro objetivo principal es compartir información y mantenernos vivos, en lugar de obtener beneficios de ser geniales según los estándares tradicionales".

Revisa acá un video en el que Kathleen Hanna lee el manifiesto:

El Futuro (Presente) Es Femenino

Bikini Kill terminó disolviéndose en 1997 luego de haber pasado antes por un complicado período que no sólo las golpeó a ellas, sino a todo el movimiento. El trato condescendiente de la prensa llevó a que varias decidieran dejar de dar entrevistas a los medios luego que no estuvieran de acuerdo con la manera en la que se les representaba.

Sin embargo, manteniéndose al margen del mainstream Hanna siguió cultivando su carrera artística. En 1999 se dedicó a su proyecto solista Julie Ruin, con el que lanzó un álbum homónimo en el que Hanna tocaba, cantaba e incluso produjo las canciones en su dormitorio. Todo esto, explorando una faceta mucho más íntima e introspectiva que su periodo anterior con Bikini Kill.

Incursionando en los beats más bailables, la artista formó el trío dance-punk Le Tigre en 2003 junto a la música y escritora Johanna Fateman y JD Samson. Mantiendo su discurso feminista y proLGTB, esta nueva agrupación nos mostraría a una Kathleen Hanna mucho más madura, con una estética más pulida y liderando coreografías en dinámicos shows. Más tarde, cuando se vio obligada a mantenerse alejada desde el 2007 tras haber sido diagnosticada tardíamente con la enfermedad de Lyme, Hanna creó The Julie Ruin, una continuación de su proyecto solista, pero esta vez con banda.

En 2019, Bikini Kill remeció el piso de los fanáticos de la escena noventera tras anunciar que se reunirían para un show benéfico. Todo terminó en varias giras que llevaron a Hanna y sus compañeras de antaño a montar espectáculos en diferentes escenarios. Más que una reunión, los shows liderados por la legendaria artista se han sentido como una continuación que llega en el momento indicado.

Corear y celebrar las composiciones de Kathleen Hanna nunca se ha sentido más oportuno que ahora.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Bikini Kill