Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 27 de septiembre de 2016

30 años sin Cliff (1986-2016)

Cliff 'em All

Por Alfredo Lewin

Hoy conmemoramos 30 años transcurridos desde la muerte del bajista original de Metallica, Cliff Burton. Todos sabemos del estatus de la banda como el gigante de metal que es hoy: la cabeza de cartel indiscutida del Big Four y en apariencia el grupo de rock pesado más grande del planeta.

Y todo esto se construye sobre la base de los primeros días del cuarteto y los tres álbumes que en la misma cantidad de años convirtieron a una entonces nueva y emocionante banda de rock moderno a lo que son hoy 35 años después.

En "Kill 'Em All", "Ride The Lightning" y "Master Of Puppets", las líneas de bajo de Cliff Burton están ahí para que todos las oigan - y no precisamente enterradas bajo la ruidosa turbina de guitarras y batería de sus compañeros de banda. No están ahí solo marcando el paso, o el pulso, porque se trata de algo sobrenatural, un bajo tan fuerte, tan orgulloso, tan rápido y pesado como solo Cliff podría haber ejecutado: un talento excepcional, que desapareció muy pronto del horizonte de Metallica. Demasiado pronto.

La infame historia es bien conocida pero hacemos el recuento de eventos de todas formas. Durante una gira por Europa cuando el cuarteto de San Francisco promocionaba su más reciente álbum, "Master Of Puppets", ocurre lo impensado: el bus de gira de la banda se sale de la carretera en Suecia en una madrugada del 27 de septiembre de 1986, vuelca y aplasta a Cliff Burton, quien muere en el lugar cuando solo tenía 24 años de edad.

Cliff, el tipo musical

Burton trajo algo diferente a la banda, algo que tanto en lo estético como en lo musical los otros tres no podrían haber figurado. En sesiones de fotos, junto al spandex y las zapatillas de caña blanca tan L.A. que usaban sus compañeros, Burton vestía la santísima trinidad del rock: botas, mezclilla, polera y cuero, a menudo revelando ese tatuaje de Misfits en su brazo. Era gracioso, el hippie de la banda, el des-uniformado.

Lo que llamaba la atención de Cliff Burton como músico en primer lugar, era su formación clásica: podía estar hablando de J.S. Bach, cuando, a lo más, sus compañeros de banda conocían la referencias que hacía de él un tal Ritchie Blackmore. Y eso mezclado con un profundo amor por el rock sureño via Lynyrd Skynyrd, .38 Special, ZZ Top y los Allman Brothers. Si a eso le sumas la herencia progresiva de Yes, Peter Gabriel y Rush sumabas en este miembro fundamental a un abrelatas para forzar la caja de pandora de la evolución musical de Metallica.

Le gustaba la energía de Iron Maiden pero también la destreza pop punk de The Police y les hizo entender a sus compañeros que esta música no era "el enemigo" porque de hecho había ahí la misma integridad musical que ellos predicaban.

Cliff fue realmente genial, para qué seguir redundando en ello. Y para Metallica el 27 de septiembre es la fecha de la pérdida de un hermano y, obvio, como se ha dicho tantas veces, habría que haber visto con qué otra cosa podría haber contribuido en un disco "por venir" como el "And Justice For All..." pero eso en el fondo es especular.

No está hoy, 30 años después, pero cada vez que Metallica toca a Bob Seger, Thin Lizzy o reponen 'Orion', el instrumental, en su repertorio, el espíritu de Cliff vuelve a aparecer. Tan vital, tan irrepetible.

La obra musical de Burton puede ser relativamente escasa, ya sabemos que la mecha se consumió muy rápido pero es la calidad lo que cuenta. ¿O no? Con esos tres discos de metal clásico que registran su performance se planteó un nuevo punto de referencia para el rock metálico como estilo.

Con todo lo bueno y grande que como el reemplazo de Cliff pudo haber sido Jason Newsted y ahora Robert Trujillo (ambos pudieron conocer a Cliff en vida), las botas de cuero de Burton nunca se han vaciado por eso no hay lugar para ningún otro que las pueda calzar.

Cliff 'em All

SEGUIR LEYENDO
Tags: Metallica