Muerte, desolación y fútbol: las historias de guerra que marcaron la vida y personalidad de Mario Mandžukić

12/07/2018

Muerte, desolación y fútbol: las historias de guerra que marcaron la vida y personalidad de Mario Mandžukić

La fuerte personalidad del también delantero de la Juventus no es al azar. El conflicto en los Balcanes marcaron su actitud y juego de por vida.

Muerte, desolación y barbarie; tres conceptos marcados a fuego y tinta en la piel de quien fuera el héroe de la clasificación croata el día de ayer ante Inglaterra. Mario Mandžukić, el delantero y goleador de la Juventus,no ha tenido una vida para nada fácil; no por nada lo apodan 'El Guerrero'.  

Su personalidad no es una de sus mayores virtudes. En la cancha actúa de forma impulsiva y siempre termina en discusiones con los rivales. Fuera de ella, no tiene muchos amigos, según consignan cercanos y medios internacionales. Pero, por supuesto, todo tiene un origen: la guerra de los Balcanes (1991-2001); un conflicto que destruyó su infancia y su natal Yugoslavia.

Mandžukić el fútbol lo salvó. Lo conoció cuando junto a su familia decidió refugiarse en Alemania huyendo de la guerra. Cuando volvió a su patria, a los 12 años, se hizo profesional en la segunda división con el NK Marsonia (2004).

Fue ahí donde profundizó su fama de futbolista conflictivo. En los clubes donde jugó, discutió con sus entrenadores, sus compañeros e incluso con los árbitros. Pocos veían proyección en él, porque más allá de su talento, también es necesario jugar con la cabeza. Pero Mandžukić no desistió; En 2007 fichó por el Dínamo de Zagreb  y en un año se reportó como  el máximo anotador de la liga croata con 16 goles.

Sus goles y buenos números lo llevaron en 2010 al Wolfsburgo, donde estuvo dos temporadas hasta fichar por el Bayern Múnich. Con los bávaros anotó 48 goles en dos campañas, en las que ganó de todo con el gigante alemán, incluida una Champions League. Todo brillaba para 'Super Mario' hasta que su personalidad nuevamente lo traicionó; el fichaje de Robert Lewandowski puso punta final a su estadía en Munich, dando el salto al Atlético Madrid (2014-2015) de Diego Simeone. Ahí cayó parado, dada la mística de los equipos del 'Cholo', pero aún así fue insuficiente, por lo que permaneció sólo una temporada en España. 

Pero el destino le tenía una nueva pelea: la Juventus italiana le abrió sus puertas y hoy vive uno de los mejores momentos de su carrera. Tres temporadas ganando todo a nivel local, han elevado a Mandžukić como uno de los mejores centrodelanteros del mundo.

En Turín su carrera no sólo ha tenido un renacimiento. Su experiencia en Italia ha explotado sus capacidades y su desempeño en Rusia 2018 no es al azar. Este domingo frente a Francia, veremos si 'El Guerrero' podrá salir vencedor en la batalla más difícil que el fútbol le ha puesto hasta el día de hoy

Etiquetas

Cargando...