Guillermo Del Toro entrega sus consejos para 'crear monstruos' en el cine

17/04/2017

Guillermo Del Toro entrega sus consejos para 'crear monstruos' en el cine

El director, reconocido por su particular estilo visual, reveló pautas para diseñar criaturas en la pantalla grande.

Incluso en sus esfuerzos menos satisfactorios, Guillermo Del Toro es un director con un ojo para imágenes inolvidables. Películas como 'El Laberinto del Fauno' (2006), 'Titanes Del Pacífico' (2013) o 'Crimson Peak' (2015) tienen un sentido visual atractivo y macabro al mismo tiempo, algo similar a los mejores días de Tim Burton pero con una mayor obsesión por la mitología de los cuentos de hadas y el horror victoriano.

Uno de sus más grandes talentos es la creación de monstruos impactantes. Desde los espectros de 'El Espinazo Del Diablo' (2001) hasta las  criaturas de la mencionada El Laberinto Del Fauno, Del Toro es capaz de diseñar horrores como pocos cineastas lo han hecho. Sus bestias son de las más reconocibles en el cine, y a estas alturas se han vuelto su marca registrada.

Ante eso, es un lujo que el propio mexicano sea quien te de consejos para que sigas sus pasos, pero así lo hizo recientemente en su cuenta de Twitter, en donde aprovechó un tiempo muerto senatdo en una banca de París para compartir algunas reflexiones sobre cómo hacer que tus criaturas ficticias sean material de pesadilla que jamás será olvidado:

"Cuando un artista tiene un desequilibrio entre la belleza y la tragedia (o la ira) en su sentido del ser propio, es probable que mire a su interior y encuentre monstruos para reconciliar estas contradicciones. 

La creación de monstruos es, para mi, la forma más difícil de creación. Cuando son buenos y poderosos, deben sacar influencias de una multitud de fuentes: Mitología, literatura, naturaleza y nuestro propio espíritu. Es una tarea de múltiples capas y una forma de contar historias a través de una imagen.

Como cualquier obra de arte, una mirada al monstruo debe indicarte su historia, propósito y lo que representa. Ningún elemento debe ser accidental. Primero dibuja su forma y figura, luego exprésalo de forma escultural. De ahí viene la pintura, y esta debe ser contraintuitiva a la escultura; contraria, incluso. Prueba la pintura y la escultura con distintos ángulos de luz. Tanto frente como perfil y espalda deben ser interesantes de por sí.

Dirige al actor que hace del monstruo como un intérprete y no como un imitador. Dale instrucciones concretas y emocionales: Arrogancia, inocencia, majestuosidad, etc... Siempre piensa en que estás creando un personaje. Un monstruo debería cambiar e ir revelándose a medida que lo miras. Y en su centro debe estar esa chispa vital: El misterio (BONUS: Si iluminas o capturas mal a tu creación en cámara, la estás matando en la cinta).

Los PEORES monstruos que puedes diseñar son aquellos que están basados en otros monstruos del cine. Eso no es una creación, es un producto diluido. La creación sin tomar riesgos es solo balbuceo".

Sabias palabras de un tipo que realmente sabe sobre el tema.

Esta noticia no tiene comentarios. Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...