Del recuerdo: La trastienda de Guns N’ Roses en Chile 1992

28/10/2016

Del recuerdo: La trastienda de Guns N’ Roses en Chile 1992

Revivimos en primera persona los hitos e incidentes que marcaron la histórica primera visita de GNR a nuestro país, a través de las personas que lo vivieron más de cerca.

Por Ignacio De La Maza

El reloj marcaba las 9 de la noche y el público del Estadio Nacional estaba expectante. Chile era un país distinto: Corría 1992 y nuestra sociedad vivía tentativamente los primeros años de una democracia que había recuperado tras casi dos décadas de vida en dictadura. Está de más decir que, durante mucho tiempo, los conciertos masivos por estas tierras eran una verdadera curiosidad, y la posibilidad de ver a una banda anglosajona en la cúspide de su poder y popularidad parecía solo un sueño. Sin embargo ahí estaba, el imponente escenario de la gira Use Your Illusion, el tour que encontraba a Guns N’ Roses en su mejor momento, la ‘banda más peligrosa del planeta’ a solo segundos de encontrarse por primera vez con su público en el fin del mundo.

Imagen foto_00000003

Bueno, más que ‘solo segundos’. Las 9 de la noche era la hora en la que estaba pactado el show, pero ya saben que a veces Axl Rose tiene conceptos temporales un tanto distintos. Las 90.000 personas (o 70.000, ningún reporte de la época tiene esto muy claro) que esperaban a GNR ese 2 de diciembre debieron hacerlo bastante más, ya que el grupo terminaría subiéndose al escenario cerca de la medianoche ¿Por qué? Dicen que el quinteto estaba disfrutando de una cascada de alcohol y drogas en sus habitaciones; también se cuenta que Carabineros realizó una redada sorpresa en las piezas de la banda, buscando todo tipo de sustancias ilícitas. Pero estas eran verdades a medias que no necesariamente representaban lo que realmente sucedió esa jornada.

“Hay mucha mitología con respecto a lo que pasó en el hotel esa tarde/noche”, cuenta el director de Sonar FM, Pablo Márquez, que por entonces estaba cubriendo a la banda para El Mercurio: “Entrevisté a Duff (McKagan). Los Guns estaba dando vueltas en una suite gigante del Sheraton, tomando y rodeados de mujeres. Nunca supimos si eran parte de su grupo personal de acompañantes o chilenas. El punto es que los tipos estaban bien relajados. Se habla de esa famosa redada, pero no fue tan así: Las autoridades registraron las habitaciones y el avión cuando los Guns ya se encontraban en el Nacional, por lo que no fue el motivo de la demora. El retraso fue porque los chicos estaban esperando a Axl, que sí estaba frikeado con todo”.

Imagen foto_00000002

Axl, nunca el sujeto más paciente del montón, ya se había peleado con los reporteros que lo esperaban en el Aeropuerto de Santiago y luego agredió a periodistas y camarógrafos cuando hizo su arribo hacia el Sheraton. El hombre era el rockstar más escrutado del planeta y bien lo hizo notar. “Había un clima bien extraño”, cuenta el conductor de Sonar Global, Pablo Aranzaes, que también fue como periodista al recital: “Hay que pensar que esta era la misma época en donde ocurrió el descalabro de Iron Maiden (cuando finalmente no se les dejó entrar a petición de la Iglesia Católica). Existía todo un prejuicio con el rock, tanto de la prensa como de la sociedad, que hacía que se sintiese un ambiente de conflicto incluso antes de la llegada de la banda. Y obvio, Axl era un tipo complicado y también contribuía a esta estupidez”.

Mientras el público del Coliseo de Ñuñoa esperaba de manera cada vez más impaciente el inicio de un show que se retrasaría a puntos progresivamente tensos, los teloneros Diva tenían la titánica tarea de hacer de plato de apertura. “Éramos unos cabros chicos y le estábamos abriendo a Guns. Un ritual de iniciación en fuego”, rememora nuestro Alfredo Lewin, entonces vocalista del grupo: “Hicimos un show de 35 minutos y la gente lo recibió muy bien durante los primeros 15. Abrimos con nuestros temas más pesados y el público pareció disfrutarlo. El estadio ya estaba lleno, y es raro para un acto telonero tocar para casa completa. Sin embargo, a los 20 minutos ya empezaron a decir ‘ok, vamos al plato principal’ ¡No sabían que el plato principal no llegaría en otras 2 horas!”.

Si bien son pocos los recitales que comienzan exactamente a la hora estipulada, el retraso puso nerviosos a los asistentes y la organización, y empezó a crecer el rumor de que GNR quizás no saldría al escenario. Alfredo recuerda que los productores se le acercaron a Diva en el backstage una vez finalizado su set y les sugirieron salir a tocar de nuevo para cubrir la demora, idea que rechazaron rotundamente: “¡Nos habrían abucheado más que a Dylan el 66! Nos negamos de plano. No éramos conocidos y además se habría visto muy mal. En el 92, todo podía pasar. Nadie entendía que una banda pudiera pasarse por la raja los horarios”, dice.

La tensión de los momentos previos no ayudaba a calmar la agitación. Durante la caótica entrada al Nacional, una joven de 15 años fue aplastada por una barrera de contención, falleciendo 2 días después. “Las cosas estaban difíciles desde temprano porque abrieron las puertas muy tarde”, comenta Márquez: “La entrada se habrá habilitado como a las 7 pm, y para entonces ya estaba todo el mundo esperando. El incidente con esta niña, una cosa realmente triste, fue el primero de varios momentos en donde el espectáculo estuvo a punto de suspenderse. Pero había tanta gente que se tenía miedo de que sucediera algo peor si cancelaban el show”.

Aranzaes también recuerda que la entrada al Coliseo fue un tema: “Los conciertos no eran como ahora. La gente llegaba ridículamente temprano, y no existían ni los protocolos ni las medidas de seguridad que hay hoy para este tipo de mega-eventos. Las cosas se ponían rápidamente tensas en los grandes shows de rock. Era como si se jugase un Súper-Clásico”.

“Eventualmente vimos llegar a todo el grupo…Menos a Axl. Slash, Duff (McKagan) y Gilby (Clarke) fueron especialmente amables y se acercaron a conversar”, dice Alfredo, calculando que esto debió haber pasado como a las 11 de la noche: "Fue mi primera experiencia en un backstage, antes de ingresar a los medios de comunicación. Me sentí realmente privilegiado".

Por otro lado, Márquez también se encontraba en el backstage y acota que la molestia del público se volvió lo suficientemente peligrosa como para que carabineros amenazara varias veces con terminar todo el asunto: “En varias ocasiones advirtieron que si el espectáculo no empezaba, se iba a pedir que se desocupara el recinto. Nuevamente, al final se optó por seguir adelante porque era más peligroso cancelarlo”. Pese a esto, Aranzaes agrega que “el público se portó bien, dentro de todo. Podrían haber sido mucho más hostiles con el retraso”.

Al final todo pareció anécdota: Las luces se apagan antes de la medianoche, la banda completa sale al escenario y los primeros acordes de It’s So Easy desatan lo que los presentes solo pueden describir como ‘histeria colectiva’. Era Guns N’ Roses, el grupo de rock más grande del planeta aquí en Chile, el fin del mundo, una tierra recién acostumbrándose a tener conciertos de envergadura. Los himnos pasan como metralleta: Mr. Brownstone, covers de Live And Let Die (de Paul McCartney) y Attitude (Misfits) ayudaron a despejar cualquier recuerdo amargo de los momentos previos al show. Sin embargo, todavía faltaba un incidente para volver a poner a los asistentes en estado de alerta.

En medio de la intepretación de Civil War, Axl Rose es recibido con la peculiar bienvenida que las primeras filas le daban a los artistas en algunos shows: Escupitajos. Puede que otro frontman con un sentido más desarrollado del humor y la excentricidad como Mike Patton se tome estas cosas como una muestra de afecto, pero como ya quedó establecido, Axl no es ese frontman. El hombre para el concierto en seco, solo a 8 temas de su inicio, y se dirige irritadamente a los presentes. “¿Es una especie de puta costumbre chilena o qué?”, pregunta enrabiado, ordenando que uno de los asistentes sea expulsado por seguridad y bramando posteriormente “chicos, pueden escupirse entre ustedes, tengan buenas noches”. Sus compañeros, confundidos, los siguen fuera del escenario. Al parecer, el accidentado debut de Guns N’ Roses en Chile terminaría de forma prematura.

“Ahí realmente parecía que iba a terminar”, comenta Márquez: “Axl realmente no quería continuar, pero las autoridades instaron a que el concierto continuara. Una vez más, porque había un serio temor de lo que sucedería si el show paraba en seco”. Eventualmente, Axl regresa junto a sus compañeros a escena, acompañado de una traductora argentina que hilarantemente intentó dosificar un mensaje que el cantante expresó al público, cuyo contenido literal era: “Si ven a cualquier persona tirando mierda al escenario, o escupiendo, o prendiendo cosas en fuego…sáquenle la puta madre”. La banda resume Civil War como si nada hubiese pasado, y el show deja su momento de mayor suspenso atrás.

Al final, entre los incidentes, la incertidumbre, los retrasos, los mitos y la impredecible actitud de un vocalista, Guns N’ Roses en el Nacional sigue siendo recordado como uno de los mejores conciertos en la historia de Chile. “Sonó realmente potente, y tuve la fortuna de poder verlo desde una posición privilegiada”, dice Lewin, mientras que Márquez agrega: “Nada que decir, una vez que el show agarró vuelo, fue una cosa increíble”. Aranzaes concuerda con el testimonio, y probablemente todos los que estuvieron ahí esa noche se fueron con una sensación similar: “Al final, todo lo raro que había pasado no evitó que fuera un concierto espectacular. El sonido se lució y la banda realmente estaba en la cima de su poder. La gira Use Your Illusion era cosa seria”.

Unas dos horas bastaron para que Guns N’ Roses dejara una huella imborrable en nuestra historia de recitales. La banda abandonó el país a solo horas del cierre con Paradise City, y no volverían hasta el 2011. Para entonces, Rose era el único miembro original en la formación, y la magia de GNR se había perdido hace un buen tiempo. Sin embargo, algo inesperado pasó: Tras años de odio mutuo, Axl y Slash solucionaron sus diferencias el año pasado, convencieron a Duff McKagan de regresar al grupo y montar lo que es una verdadera ‘reunión’ de esa formación tan imparable de 1992, esa que pensábamos que nunca íbamos a volver a ver. No por nada la gira actual se llama Not In This Lifetime.

Aquí estamos, 24 años después. Los chicos están más viejos, y nuestro país también. Guns N’ Roses, los VERDADEROS Guns N’ Roses, tocarán por segunda vez en el Estadio Nacional este sábado 29 de octubre. Es probable que su vista sea bastante menos polémica que la primera vez: La banda llega con el status de veteranos del rock, habiendo enterrado años de rencillas y conflictos internos, y hey, dicen que Axl incluso llega a la hora por estos días. La banda no es la misma y tampoco nosotros. Separados de cualquier conflicto artificial o acentuado por la época, lo único que queda es la música, uno de los catálogos más vitales del rock de los últimos 30 años. Sin embargo, entre tanto cambio, una cosa es constante: Cuando esos acordes de It’s So Easy vuelvan a resonar por el Coliseo de Ñuñoa, la histeria colectiva será absoluta. Bienvenidos de vuelta, Guns N’ Roses, los extrañábamos en el fin del mundo.

Esta noticia no tiene comentarios. Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...