Qué pasó con la investigación por la muerte de Chris Cornell

18/06/2017

Qué pasó con la investigación por la muerte de Chris Cornell

El ícono grunge se quitó la vida un 18 de mayo.

Han pasado solo 2 meses pero se siente como mucho más. Desde esa madrugada del 18 de mayo, cuando nos despertamos con reportes sobre el aparente (y después confirmado) suicidio de Chris Cornell, los fanáticos hemos pasado por diversas emociones: Tristeza, rabia, confusión y finalmente una resignada aceptación de que un hombre cuyo arte marcó nuestras vidas ya no estaba con nosotros.

Sin embargo, todavía queda la sensación de que no entendemos bien por qué la vida de Chris Cornell llegó a ese trágico desenlace, uno que aparentemente ni sus fanáticos ni sus amigos o familiares esperaban.

El vocalista fue encontrado en el baño de su pieza en el hotel MGM Grand de Detroit, ciudad en la cual había dado su último show con Soundgarden hace tan solo unos minutos. Tenía una cinta de ejercicio atada al cuello. Después de que personal de seguridad y médico intentara revivirlo, fue pronunciado muerto a la 1:30 am (hora local) del 18 de mayo.

Considerando que las cámaras de seguridad revelaron que nadie más que Cornell había entrado o salido de la habitación en horas, los forenses determinaron rápidamente que la muerte del cantante se debió a un suicidio. Sin embargo, la narrativa empezó a complicarse desde ahí.

La viuda de Cornell, Vicky, refutó rápidamente que su marido se hubiese quitado la vida a propósito, y puso sobre la mesa la teoría de que algunos de los medicamentos que su esposo consumía regularmente (específicamente el ansiolítico Ativan) le había degradado su estado mental a tal punto que no pensaba con claridad cuando decidió colgarse. Vicky y el abogado de la familia aseguraron que la muerte del músico no podía calificarse de 'suicidio' hasta que el informe toxicológico revelara si algunas sustancias tuvieron o no que ver en su muerte.

Para respaldar su conjetura, la viuda de Cornell aseguró que su marido no se encontraba deprimido y que, por contrario, había estado minutos antes de su muerte hablando con ella sobre planes para la familia en los próximos fines de semana. Sin embargo, Vicky dio un dato que, según ella, era revelador: Durante su última conversación telefónica, Cornell se escuchaba ido y con problemas para modular, confesándole a su señora que había tomado algunos Ativan de más y que se encontraba 'cansado'. Eso llevó a la mujer a llamar a seguridad poco después para que chequearan el estado de su esposo, preocupada por su extraño tono. Fue ahí cuando se descubrió el cuerpo.

La familia de Cornell acusó que habían 'muchas pregunta sin responder', confiando que el informe médico final revelara que no había forma de que Chris Cornell se hubiese matado si se encontraba en plenas facultades mentales. Ese documento fue finalmente revelado el 2 de junio. Ahí se indicó que en los restos del músico se encontraron rastros de Naloxona (usada para tratar posibles sobredosis de opioides), Butalbital (un sedante), Lorazepam (Ativan) y Pseudofedrina (descongestionante). Vicky Cornell emitió rápidamente un comunicado al tabloide TMZ en donde decía: "Con este reporte nos enteramos que habían numerosas sustancias en su cuerpo. Después de muchos años de sobriedad, este momento de terrible mal juicio parece haber afectado profundamente su estado mental".

¿El problema? Esto contradice directamente las conclusiones de personal médico y forense con respecto al informe. Tanto el forense a cargo como el examinador médico ratificaron que los medicamentos en el cuerpo de Cornell NO influyeron en su muerte, y que ninguno se encontraba en dosis tan grandes como para haber afectado su juicio. Se descubrió que la Naloxona fue inyectada en su cuerpo como precaución por parte del personal médico que llegó a la pieza del hotel en caso de que Cornell hubiese experimentado una sobredosis. Por su parte, la dosis de Ativan estaba muy por debajo de la que se ha vinculado con suicidios por la droga. Incluso expertos médicos que no estaban directamente vinculados con el caso leyeron el reporte y llegaron a la misma conclusión: Cuando Chris Cornell decidió quitarse la vida, no había ninguna sustancia afectando directamente esta decisión.

Entonces ¿Por qué Chris Cornell se quitó la vida? Es imposible diagnosticarle depresión a un cadaver, pero el hombre de Temple Of The Dog, Soundgarden y Audioslave reveló en varias ocasiones haber luchado con problemas psiquiátricos en distintos momentos de su vida: En el 2006, el cantante reveló haber sufrido de agorafobia (miedo a salir de la casa) y trastorno de pánico luego de una mala experiencia con el PCP en la adolescencia. Por su parte, en 1997 cayó en una adicción de opioides por la depresión que le causó el quiebre de Soundgarden y el fracaso de su primer matrimonio, confesando que a veces 'no comía por días enteros'.

En el 2002, Cornell entró a rehabilitación para limpiarse del alcohol y las múltiples sustancias a las que estaba adicto, y desde entonces aseguraba estar mucho mejor. Sin embargo, es probable que el vocalista siguiera luchando contra una depresión que sus cercanos no lograron notar (y que probablemente él mantuvo intencionalmente en secreto). El hecho de que su viuda se niegue tan rotundamente a esta posibilidad ofrece luces tristes sobre lo difícil que es a veces aceptar que las personas que amas sufren en privado.

La tesis de que la salud mental de Cornell no era la mejor es la que ha cobrado más fuerza en este mes desde su muerte. El propio Eddie Vedder dio un emotivo discurso llamando a aquellos que sufren de depresión de no tener vergüenza de pedir ayuda. Su propio hermano Peter llamó a unirse a campañas y organizaciones que ayuden a personas con pensamientos suicidas. Puede que no lo hayan notado a tiempo, pero hay varios que sí están dispuestos a sacar lecciones sobre el trágico final del gran músico para que no suceda de nuevo.

Probablemente nunca sabremos qué pasaba por la cabeza de Chris Cornell cuando se quitó la vida. El dolor de la depresión es intangible y profundo, y aquellos que jamás la han sufrido tienen problemas para entender la dimensión de los estragos que puede causar en la vida privada. Lo que sí sabemos es lo que NO afectó ese final: El informe médico es uno solo, y su conclusión es claro.

Lo cierto es que ya van 30 días sin uno de nuestros mayores ídolos musicales. Un mes que se ha sentido increíblemente más largo, con varios de nosotros lidiando de a poco con la noción de que nunca escucharemos a una de las voces más originales de su generación de nuevo. Te extrañamos, Chris, ojalá hayas encontrado paz en donde sea que estés. 

 

Etiquetas

Esta noticia no tiene comentarios. Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...