Especial - Los peores discos de grandes actos del rock

02/09/2016

Especial - Los peores discos de grandes actos del rock

Porque sabemos que nadie es perfecto.

¿Cómo juzgar una obra musical? El diálogo entre el músico, su obra y cómo es percibida por el público es constante, cambiante y diverso según las preferencias de cada oyente y la forma en la que perciben, interpretan y se relacionan con el arte, por lo tanto no es extraño encontrarse con opiniones variadas (y apasionadas) sobre las canciones que marcan nuestro día a día. Llegar a un consenso sobre la calidad de cualquier banda o artista parece ser un pequeño milagro, si te pones a pensarlo, lo que hace que cuando se logra coincidir en algo, sea aún más especial.

Por supuesto, acá en Sonar FM somos tanto periodistas como fanáticos. Eso implica que tenemos bandas favoritas, agrupaciones y cantantes por los cuales sentimos una verdadera devoción. Claro, eso no significa que seamos incapaces de identificar ciertos momentos en donde nuestros grupos de cabecera parecen haber perdido el compás. O sea ¿Quién no lo ha perdido en algún momento?

Si algo nos ha enseñado la historia musical es que incluso nuestros mayores ídolos pueden cometer errores, o al menos decepcionarnos con alguna oveja negra en lo que por otro lado sería una discografía impecable. En un ejercicio arbitrario, injusto pero extremadamente divertido, con el equipo nos pusimos a discutir sobre cuáles han sido los pasos en falso más notorios de algunas de las bandas fundamentales de la comunidad Sonar. Esto concluimos (por supuesto, esperamos tu opinión y tus propias sugerencias en los comentarios):

1. 'I'm With You' - Red Hot Chili Peppers

Puede sonar como un cliché, pero el primer disco de los californianos tras la ausencia definitiva del guitarrista John Frusciante es probablemente su esfuerzo más débil. Josh Klinghofer hace lo que puede como su reemplazo, pero es difícil ignorar que Anthony Kiedis, Flea y Chad Smith suenan menos inspirados de lo que habían sonado en un buen tiempo. Su mayor pecado es ser olvidable.


2. 'Risk' - Megadeth

Cryptic Writings de 1997 ya había señalado un giro en el sonido de Megadeth a algo más accesible, con evidentes intenciones de conquistar al público del rock alternativo. Sin embargo, ese disco tenía al menos unos singles monumentales. Risk, por otro lado, es irónicamente (considerando su título) lo menos arriesgado que ha sonado Dave Mustaine en un álbum. Los fanáticos se sintieron traicionados por el vuelco a lo comercial, y Mustaine tuvo que recorregir el rumbo rápidamente.


3. 'Standing on the Shoulder of Giants' - Oasis

Probablemente una de las entradas más polémicas en esta lista, pero tenemos nuestras razones. Para una banda que sonó segura de sí misma incluso en sus peores momentos, Standing On The Shoulder Of Giants tiene el dudoso título del disco menos convincente de Oasis. La banda estaba pasando por un momento de tumulto personal (el fracaso de Be Here Now, el fin del britpop, la salida de la mitad de sus miembros originales) y Noel Gallagher respondió con una colección de canciones neo-psicodélicas y con algunas influencias trip hop que nunca parecen tener clara su dirección, resultando en un álbum que no resuena mucho una vez que acabó. Mención honrosa para Gas Panic!, que es un himno.


4. 'Virtual XI' - Iron Maiden

Hay gente que defiende la 'era Blaze Bayley' de Iron Maiden, quien reemplazó a Bruce Dickinson en las voces cuando el histórico vocalista abandonó temporalmente la banda. La verdad es que no tenemos nada en contra de eso, pero Bayley nunca fue capaz de entregar los ganchos explosivos de Maiden con la autoridad que Dickinson lo hacía, y en Virtual XI, la banda parece estar luchando contra la corriente y una clara falta de inspiración. Finalmente el disco sufre fuertemente por la evidente falta de ideas, y dudamos seriamente que alguien lo cuente entre sus favoritos de Maiden.


5. '¡Uno!', ¡'Dos!' y '¡Tré!' - Green Day

Green Day no merece el ninguneo que ha recibido especialmente en el siglo XXI. De hecho, ninguna banda capaz de escribir una obra tan magistral como Dookie debería ser tratada con el desdén que algunos le dedican al trío. Sin embargo, la trilogía de ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré! representó un punto imposiblemente bajo para la banda. Es difícil conseguir la hazaña de escribir tres discos y que ninguno tenga canciones memorables, pero Green Day lo logró con creces aquí. Todos los temas suena como que ningún miembro de la banda quiere estar realmente en el estudio, lo que conlleva a desastres monumentales como Kill The DJ, un intento lamentable de escribir un himno bailable que representa el peor momento en la historia del grupo.


6. 'Never Let Me Down' - David Bowie

Incluso un genio sin precedentes como David Bowie era capaz de perder el rumbo ¿Qué le queda al resto? Tras el éxito de Let's Dance en 1983, al Duque Blanco le quedó gustando la idea de ser una estrella pop. El problema es que ese disco tenía canciones increíbles, hechas con la pasión típica de Bowie, mientras que sus predecesores solo parecían intentar auto-plagiar pálidamente ese sonido ochentero. Tonight de 1984 es terrible pero zafa gracias a algunos sencillos notables (Blue Jean, Loving The Alien), pero Never Let Me Down es lo más cercano que Bowie estuvo a lanzar un desastre. La mayoría de las canciones se ahogan en una producción ochentera anticuada (incluso para la época), las melodías son olvidables (un crimen para un disco pop) y todavía no mencionamos que este disco inspiró el infame Glass Spider Tour, en donde Bowie corrió el riesgo serio de transformarse en una caricatura de Phil Collins. Al menos tiene Time Will Crawl, una anomalía que suena al mejor Bowie de los 80.


7. 'Around the Sun' - R.E.M

Incluso los discos 'malos' de R.E.M. tienen sus fanáticos. No así Around The Sun. Si bien varios seguidores y críticos apuntaron a que la banda empezó a declinar tras la salida del baterista Bill Berry a finales de los 90, fue recién en este álbum que el conjunto liderado por Michael Stipe realmente sacó algo difícil de defender. Around The Sun es un disco letárgico, sobreproducido y deslavado al mismo tiempo. El grupo suena cansado, y las canciones reflejan esto con un sonido adulto contemporáneo rico en detalles pero repetitivo y poco enganchado. Para fortuna, corregirían el rumbo con dos álbumes fantásticos antes de su retiro. Al igual que otros discos en esta lista, tiene sus salvavidas: Leaving New York es una de sus baladas más conmovedoras y The Outsiders tiene un aura misteriosa que el resto del álbum malgasta.


8. Weezer después del Green Album y antes del Everything Will Be Alright In The End

El más claro ejemplo de por qué un artista debe seguir su instinto antes que las voces externas. Cuando Weezer editó Pinkerton en 1996, la prensa y los fanáticos lo destrosaron, criticando su tono más sombrío y su alejamiento del pop de guitarras irresistible del Blue Album (1994). Rivers Cuomo se tomó estos ataques a pecho, y dedicó el resto de su carrera a hacer lo que, en su cabeza, era lo que la gente quería. El resultado fue sólido en el Green Album, pero desde ahí se inició un espiral en caída en donde cada álbum parecía ser un intento desesperado por agradar. Por supuesto, canciones buenas salieron de este período, pero también algunos de sus momentos más vergonzosos (¿Can't Stop Partying, alguien?). Eventualmente, el curso fue corregido con sus últimos dos lanzamientos, pero tuvieron que pasar años de momentos lamentables para ello.


9. 'St. Anger' - Metallica

Sí, sabemos que St. Anger tiene a sus defensores, y también sabemos que Lulu, el disco que Metallica hizo con Lou Reed, es más digno de esta lista. Sin embargo, ese álbum era más Lou Reed que Metallica (para bien o para mal), por lo que St. Anger pasa automáticamente a ocupar su lugar como el peor disco que ha hecho la banda de San Francisco por su cuenta. Grabado en medio de problemas internos (la salida de Jason Newsted en el bajo, el acoholismo de James Hetfield) y bajo la presión de competir contra los actos metaleros del nuevo milenio, St. Anger suena a Metallica intentando seguir el camino en vez de armarse un propio, con una desafortunada inclinación hacia el nu metal, algo que no les encajaba de ninguna manera. No es lo peor que le ha pasado a la música, pero difícilmente es un buen disco.


10. 'Songs of Innocence' - U2

La verdad es que Songs Of Innocence tiene sus joyas (en particular la devastadora Every Breaking Wave y la subvalorada Sleep Like A Baby Tonight), y técnicamente No Line On The Horizon (2009), su predecesor, es el peor trabajo de los irlandeses. Sin embargo, este álbum siempre estará ligado a su vergonzosa campaña de promoción, cuando fue descargado automáticamente en todos los iPhone del mundo sin la autorización de los usuarios. Es difícil generar buena fe para un disco que está lejos de tus mejores días cuando lo presentas violando la privacidad de tus fans.


Seguramente hay unos cuántos álbumes que olvidamos pero que agradeceremos que nos recuerdes en los comentarios de esta nota.

Etiquetas

Cargando...