Especial - Nuestros shows imperdibles en Lollapalooza Chile 2017

30/03/2017

Especial - Nuestros shows imperdibles en Lollapalooza Chile 2017

Destacamos los actos que más nos entusiasman en la séptima edición del festival de Perry Farrell en nuestro país.

Por Ignacio De La Maza

Y ya está aquí. Por séptimo año consecutivo, Lollapalooza hará del Parque O'Higgins su casa para dos días llenos de música. Con una corrida más que comprobada por estos lados, el evento que Perry Farrell hizo aterrizar en Santiago en el 2011 ha sido responsable de algunos de los momentos más memorables de la última década para los fanáticos de la música, incluyendo shows legendarios de Foo Fighters, Arctic Monkeys, Pearl Jam, Arcade Fire, Soundgarden y muchos más.

Para su siguiente entrega, Lollapalooza Chile no decepciona con un cartel variado, lleno de grandes números, nuevas promesas, algunos clásicos y una saludable oferta de artistas nacionales. Es probable que los fanáticos de múltiples estilos, corrientes y bandas encuentren algo en qué mantenerse ocupado durante esas dos jornadas de música, y obviamente que aquí en Sonar FM también tenemos nuestros favoritos. Para celebrar el lanzamiento del ‘line-up’, aquí te contamos las cartas que más nos llaman la atención de Lollapalooza Chile 2017.

Metallica (Sábado 1, 21:30, VTR Stage)

Probablemente el show que todos en la comunidad Sonar estamos esperando con más ansias. Metallica es una verdadera institución del rock pesado, y no importa lo que opines de su repertorio reciente, su show nunca falla para mover grandes masas con esos riffs que ya son parte del inconsciente colectivo. Como plus, el cuarteto vendrá presentando su primer disco en 8 años, Hardwired…To Self Destruct, a nuestro gusto la obra más sólida que James Hetfield y compañía han entregado desde el Black Album de 1991. Con una mezcla de visuales, pirotecnia y pura intensidad, lo de Metallica será definitivamente para el recuerdo.

The Strokes (Domingo 2, 22:00, VTR Stage)

Los neoyorkinos habían sido solicitados hasta el cansancio por el público local con cada edición que pasaba de Lollapalooza, y el festival concretó por fin el regreso de Julian Casablancas y compañía a más de 10 años de su debut por estos lados. Puede que The Strokes ya no ostenten el título de ‘salvadores del rock’ que ocupaban hace una década, pero sí son responsables de algunos de los mejores discos del rock moderno (Is This It, su debut, es hasta el día de hoy una obra maestra como pocas de la música contemporánea), y su más reciente EP, Future Present Past (2016), demostró que el quinteto todavía es capaz de canalizar esa magia de riffs pegajosos, aura cool y melodías nocturnas que los hacían tan indispensables. La larga espera solo hará que el reencuentro sea aún más dulce.

The xx (Sábado 1, 20:15, Itaú Stage)

Un acto más mesurado en comparación a los pesos pesados del cartel, pero The xx tiene uno de los sonidos más influyentes y frescos de la última década. El trío inglés, con tres discos sólidos bajo el brazo, propone una mezcla entre música de guitarras, R&B, soul y electrónica que resulta melancólica pero verdaderamente atrapante. La prensa ha catalogado su debut homónimo como uno de los discos clave de los últimos 7 años, y su tercer álbum, I See You, editado a comienzos de este año, es una de las mejores obras de la temporada reciente. Interesante será ver cómo se manejan con una posición tan alta en el cartel, pero Lollapalooza tiene buen ojo en estos casos.

The Weeknd (Domingo 2, 20:30, Itaú Stage)

Incluso los fanáticos más talibanes de las guitarras encontrarán difícil resistirse al oscuro y seductor R&B de The Weeknd, uno de los fenómenos populares más predominantes de la música actual. Salido del lado menos glamoroso de Toronto, Abel Tesfaye ha construido una carrera a base de una voz sedosa y su capacidad de escribir ganchos inescapables acompañados de ritmos tan atractivos como siniestros. Con narrativas que privilegian cuentos nocturnos de elegante decadencia, sexo peligroso, excesos de cocaína y masculinidad herida, The Weeknd es básicamente un rockstar por estos días, y el arsenal de hits que ha acumulado (tanto de él como escribiendo para otros músicos exitosos como Drake o Future) garantizarán uno de los espectáculos más memorables de este Lollapalooza Chile.

Rancid (Sábado 1, 19:15, VTR Stage)

Cuesta creer que, con una fanaticada tan devota en Chile, Rancid jamás haya pisado el suelo nacional con anterioridad. Cabecillas del inmensamente popular revival del punk a comienzos de los 90, los californianos han construido una carrera larga y exitosa sin traicionar sus raíces underground, toda una hazaña considerando que contemporáneos como Green Day se terminaron convirtiendo en grupos de estadio. Considerando que además tienen un arsenal de hits para corear a todo pulmón, estamos preparados para que su primer encuentro con los chilenos sea uno de los shows más aplanadores de Lollapalooza.

Duran Duran (Domingo 2, 18:00, Itaú Stage)

Sacando la cara por los clásicos, Duran Duran llega a Lollapalooza Chile para convertir al Parque O’Higgins en un karaoke de aquellos. El conjunto británico fue una de las bandas insignia del new wave de los años 80, y su cancionero incluye tantos himnos de todos los tiempos que es difícil saber por dónde empezar (Rio, su obra maestra de 1982, es básicamente un Grandes Éxitos). Sin embargo, cabe mencionar que el grupo liderado por el carismático Simon Le Bon no vive del pasado: Su último trabajo, Paper Gods (2015), fue un esfuerzo sólido que demostró que Duran Duran puede ser un grupo vigente en el siglo XXI, algo que siempre han dejado en claro sobre el escenario.

Cage The Elephant (Sábado 1, 17:15, VTR Stage)

¿Los miembros de Cage The Elephant sabrán algún oscuro secreto de Perry Farrell con el que lo están chantajeando? Contando su próxima presentación, el grupo de rock de garaje habrá tocado en 3 de las 7 ediciones de Lollapalooza Chile, haciéndole la competencia a Skrillex (y al recientemente agregado Diplo) como el acto más frecuente del festival. Difícil quejarse, considerando que cada uno de sus shows en el Parque O’Higgins han sido una descarga de energía. Su sonido, una mezcla desquiciada entre rock, punk, blues y psicodelia, se presta perfecto para un desplante escénico basado en la entrega frenética hacia el público, y sus 4 discos de estudio son esfuerzos sólidos. Siempre un gusto recibirlos.

Silversun Pickups (Sábado 1, 15:30, Acer Windows 10 Stage)

Un acto de culto que debuta en Chile gracias a Lollapalooza, los Silversun Pickups han construido una atractiva carrera durante los últimos 10 años a base de una propuesta que une la tradición de bandas independientes noventeras como Pavement con las barreras de guitarras del shoegaze. Con canciones nostálgicas y veraniegas al mismo tiempo, es de esos sets que probablemente será un gusto disfrutar en esa soleada tarde de abril el Parque O’Higgins.

Jimmy Eat World (Domingo 2, 17:00, VTR Stage)

Los héroes del emo (aunque nunca les haya gustado que la gente se refiera así a ellos) fueron una suma tardía pero bienvenida al cartel 2017 de Lollapalooza. La banda liderada por Jim Adkins es una de las más influyentes de su género, y discos como Bleed American (2001) contienen suficientes himnos como para hacer que el público del Parque O'Higgins tenga nostálgicos (y a veces dolorosos) recuerdos de adolescencia. Su último disco, Integrity Blues (2016) da cuenta de la vigencia de un grupo que marcó a toda una generación pero que se rehúsa a vivir en el pasado.

The 1975 (Sábado 1, 18:15, Itaú Stage)

Una de las revelaciones de la música británica reciente, The 1975 combina una fascinación reverencial por el pop de los años 80 (comparten un ADN similar tanto a los presentes Duran Duran como a lo que hacía The Killers hace 10 años) con una actitud rebelde que les ha ganado fanáticos en todo el mundo. Liderados por el carismático (y polémico) Matty Healy y con influencias eclécticas que, según ellos, van desde Michael Jackson hasta D'Angelo y Boards Of Canada, The 1975 ha logrado con dos discos mostrar un talento natural para despachar melodías memorables capaces de prender cualquier pista de baile. Sus espectáculos en vivo se han ganado la reputación de ser de los mejores de la actualidad.

Weichafe (Sábado 1, 14:15, Itaú Stage)

Uno de los grandes del rock chileno de los últimos 20 años que da indicio de la tendencia más ‘pesada’ por la que optó Lollapalooza para su edición 2017. Angelo Pierattini están en plena promoción de Mundo Hostil (2016), su primer álbum en 9 años, por lo que los seguidores tendrán clásicos y nuevos temas para vibrar con su set. Uno de los actos nacionales imperdibles en la jornadas del 1 y el 2 de abril. 

Etiquetas

Esta noticia no tiene comentarios. Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...