Alfredo Lewin: Lollapalooza y el factor sorpresa

20/03/2017

Alfredo Lewin: Lollapalooza y el factor sorpresa

En plena cuenta regresiva para este séptimo encuentro en Santiago y ante las (obvias) expectativas, calmamos las ansias con esta revisión.

Desde la materialización de su extensión sudamericana a partir del 2011, Lollapalooza ha defendido una saludable variedad y equilibrio en su cartel de artistas. En un mercado dirigido mayoritariamente por la nostalgia y algunos números probados más contemporáneos, el proyecto de Perry Farrel puso sobre la mesa una experiencia cada vez más valorada por el público con el paso de los años: la oportunidad de ver desde bandas postergadas por el tiempo a grupos de menor recorrido pero innegable proyección.

Por ejemplo, está el caso de The Flaming Lips. El circo espacial de Wayne Coyne solo había pasado por Brasil el 2005 en el marco de otro festival patrocinado por una compañía telefónica y su llegada a Chile era cada vez más esquiva, todo hasta el ofrecimiento del buen Perry para el 2011. Ese show ha sido muy difícil de superar; un caso similar sucedió con el laboratorio de música de avanzada montado por TV On The Radio durante la edición 2012 de Lollapalooza, otro lujo que miles pudimos disfrutar en uno de los escenarios principales del Parque O'higgins.

Y hay mucho más. Cómo olvidar la elegancia experimental y los letales guitarrazos del show de St. Vincent. Hasta el más desconfiado quedó loco con la prestancia escénica de Annie Clarke durante esa tarde/noche de marzo del 2015; tres años antes Gary Clark Jr. y su maciza actuación nos enrostraba su descomunal talento en las 6 cuerdas, aparte de pasearse por la música de raíces en su más amplio espectro. ¡El futuro del blues!

  

¿Otro caso particular? Esa edición 2013 y la dualidad de Maynard James Keenan, con A Perfect Circle y Puscifer. Está bien, la espera por Tool roza el absurdo, pero pocos podrían criticar la performance de esos proyectos paralelos; ¿alguien recuerda la bomba detonada por Jack White el 2015? Un arqueólogo del rock con una banda de acompañamiento a prueba de balas.

En plena cuenta regresiva para este séptimo encuentro en Santiago y ante las (obvias) expectativas por los regresos de The Strokes y Metallica, les recomiendo llegar un poco antes y dejarse llevar por el ecléctico menú musical ideado por el excéntrico Perry Farrel. Nos vemos en el Parque O´Higgins y ya compartiremos en el Radiotransmisor esas tan estimulantes sorpresas.

Esta es una invitación de Samsung, que también te invita a registrar el evento del año con toda su serie Galaxy A 2017. Haz click aquí para participar.

Imagen foto_00000013

Etiquetas

Cargando...